1901 Crown Heights, Brooklyn

Esta casa estuvo totalmente abandonada a su suerte durante años. Sus dueños tenían claro que había que renovarla con mucho cariño para convertirla en un hogar; y lo consiguieron. Aunque hay un marcado acento de los ’70 en la decoración, ésta no sigue regla alguna, simplemente la llenaron de todo lo que les gustaba sin importar su época. Y eso, amigos, es lo que le da ese toque tan personal que ha hecho que me enamore locamente de ella.

La combinación de los blancos con la madera de las vigas y los colores amarillentos (el sofá mostaza, el baño…), le dan un aire muy cálido y confortable. Nunca te fíes de una casa que no tiene libros, y esta es el mejor ejemplo de que una buena biblioteca es el reflejo de quienes viven en ese hogar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *