Dalagatan, 74

Siento una enorme debilidad por las casas llenas de historia. Ahora que está tan de moda ir al rastro y comprar antigüedades, deberíamos fijarnos un poquito más en esos sillones de terciopelo rosa de casa de tus abuelos o en las lámparas de pie cromadas con adornos barrocos. No hace falta irse muy lejos para encontrar tesoros. Este apartamento de menos de 40 metros cuadrados y dos habitaciones en Estocolmo combina ese toque vintage con el estilo nórdico clásico, haciéndolo muy acogedor y lleno de personalidad.

Los suelos de madera de pino sin tratar hacen que las habitaciones sean aún más cálidas, y los techos altos dan una sensación de mayor espacio y luz. En el salón se nota ese aire de principios del siglo XX (se construyó en 1905) que tiene el edificio, no sólo por las molduras de las paredes sino por la fantástica combinación de muebles. Detalle: la lámpara de rejilla del techo llena de pájaros que vais a querer en vuestra lista; si el flechazo ha sido tan grande como el mío, la tenéis en AñosLuz en Madrid.

La cocina es pequeña pero muy acogedora. Alicatada en gris oscuro desde el suelo y con una encimera de roble macizo, está abierta al pasillo y cuenta con un mini-comedor que se comunica a una terraza y resulta perfecto para desayunar mientras llueve (o nieva) fuera. Para los que toman nota, las estanterías tan típicas -o tópicas, según se mire- las podéis conseguir en String. Son 100% made in Suecia y modulares, así que el toque nórdico lo tenéis asegurado.

Las camas de los dormitorios nórdicos tienen siempre un punto de “recién levantados” fascinante; y además, por muy estrechos que sean, saben sacarle partido a la cama encajada entre paredes. Detalle: no tener miedo nunca a las paredes oscuras aunque el espacio sea reducido. Igualmente con los baños, siempre alicatados con mucho color y que, sn embargo, encaja a la perfección con la armonía del apartamento. Hay que ser más fan de los contrastes.

Se vende por unos 350.000 euros en Fantastic Frank, y a mí me crea la imperante necesidad de hacer un Euromillón para comprarla tal cual está.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *