El toque francés

No es ningún misterio que las casas parisinas tienen un “nosequé-quéseyo” que hace que te enamores de ellas justo al instante. Así como el tópico de la belleza francesa que lleva años marcando las tendencias en estilo, en interiorismo y casas sucede lo mismo. No pasan desapercibidas, sabes perfectamente cuando algo tiene ese toque “frenchie” que nos encanta.

El apartamento de hoy aglutina en toda su belleza este concepto. Aquí vive Morgane Sézalory, creadora de la marca Sézane. Lo descubrí hace un tiempo navegando por el blog de Cup of Jo (que os recomiendo totalmente). Los contrastes entre paredes negras y blancas es algo que me fascina y que muchas veces tenemos miedo de hacer en casa, pero nada más allá: quedan preciosas. Tanto la cocina como la entrada y una de las paredes del salón están pintadas de un tono oscuro, lo que proporciona un ambiente mucho más especial y rompe con esa rutina que a veces el blanco y los suelos de madera nos da.

Es interesante el equilibrio entre las lámparas, las obras de arte y la decoración en general. El color, el print tropical, el terciopelo y cómo crean una paleta de color única a través de la luz que entra por los ventanales (sí, de esos típicos de París que molan tanto). La cristalera que separa el comedor y la cocina del resto de la habitación da una continuidad interesante a la estancia, creando una cocina “abierta”, poco típica en las casas francesas.

Las paredes del dormitorio son realmente especiales, pintadas con ese toque de “jungla” que además contrasta con el tocador y el resto de la habitación. Me apunto a mi lista de favoritos la lámpara de la mesita de noche, de India Mahdavi. Pero también tengo otro favoritos: los pufs de piel del salón, que son de Normann Copenhagen.

Espero que la disfrutéis tanto como yo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *