Un monasterio eslovaco de 1791

En un antiguo monasterio eslovaco de 1719, se encuentra este apartamento que ha hecho las delicias en mi hora del café. A mediados del siglo XX, el edificio religioso se transformó en uno de viviendas. El proyecto de JRKV era el de convertir el espacio en una vivienda ordenada, limpia, amplia y que a la vez fuera funcional.

El salón se convirtió en el objetivo principal de la casa, alrededor del que girarían el resto de estancias; a partir de la restauración de las vigas de madera y la construcción de una biblioteca de suelo a techo, consiguieron darle toda su personalidad. Una altura de más de 3 metros aprovechados hasta el límite y que abren el espacio por completo. Lo original de este proyecto, es que la biblioteca se puede rotar, convirtiéndose en una puerta que separa el dormitorio, con lo que se proporciona una conexión “secreta” y fluida entre las dos habitaciones.

La cocina y el salón son un único espacio, y el contraste entre lo industrial y lo más hogareño está presente en cada uno de los rincones. Es interesante apreciar el tratamiento de los suelos en las diferentes estancias: la principal, con espigas de madera que dan un tono más cálido; el dormitorio de moqueta clara, combinando con todo el minimalismo que tiene; y las zonas de paso de baldosa.

Seguro que más de uno puede recopilar ideas para mejorar la practicidad de los espacios en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *